Buscar este blog

Páginas vistas en total

Entradas populares

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

jueves, 26 de enero de 2012

Seducir y Excitar. Ellas son un misterio.


1-La mirada seductora.

Hay quienes se dedican a estudiar el enamoramiento y sus diferentes procesos, entre ellos el psicólogo neoyorquino Arthur Arum, que ha realizado la siguiente afirmación: El amor es más mudo que ciego.
Al parecer, cuando el hombre despliega sus armas de filtreo, tiene que fijarse más en lo que se ve, que en lo que se oye, ya que las mujeres están más atentas a lo primero que a lo segundo.
Ante esto, parece que las dudas se disipan, a la hora de seguir el procedimiento más adecuado y eficaz, en el momento de desarrollar por parte del hombre las labores de conquista.
Habrá que olvidarse por lo tanto, de pronunciar esa frase ingeniosa, a la que antes de soltarla como quien no quiere la cosa, se le da tantas vueltas en la cabeza, como si el cerebro fuera una lavadora en pleno centrifugado. Es como si quien lo hace, se hubiera transformado en un piloto de bombardero, que suelta su carga explosiva, esperando dar de lleno en la diana y provocar un resultado impactante, aunque en este caso, afortunadamente sin víctimas mortales.
Tampoco servirá utilizar ese chiste tan manoseado, y que siempre provoca carcajadas en la persona que lo escucha, en este caso, la chica en cuestión, merecedora de los máximos desvelos y atenciones por parte del conquistador de turno.
Mr.Arum, ofrece a los hombres la solución ideal, simplemente hay que utilizar una intensa y penetrante mirada y enfocarla directamente sobre los ojos del objetivo femenino elegido, y así, sin pronunciar ni una sola palabra, las posibilidades de éxito, se verán sustancialmente incrementadas, ya que, según el psicólogo mencionado, esto hace que se atraigan entre sí, personas que hasta el momento, eran absolutamente desconocidas entre ellas.
Habrá pues, que ensayar el método en cuestión, entrenándose en soledad frente al espejo y buscar posteriormente el momento oportuno para ponerlo en práctica.
¡Buena suerte!

2-No las excitamos.

Si algún hombre piensa, que simplemente por el hecho de ponerse desnudo delante de una mujer, ésta, se va a excitar fácilmente, se equivoca.
No queremos referirnos solo a los que su cuerpo los ha abandonado como a un naufrago en una isla, (en algunos casos, incluso, el envoltorio corporal ha huido despavorido), y en el que los kilos campan a sus anchas, como una salvaje manada de búfalos, desbocada por una pradera del viejo oeste americano.
También queremos mencionar, a los hombres que se encuentran en el lado contrario, esos de la figura tipo Mister Universo, sin un gramo de grasa, con una tableta tan marcada sobre el abdomen, que para sí la quisiera la fábrica Nestlé, como molde original para sus productos, y por si lo anteriormente dicho no fuese suficiente, también con unos brazos fuertes y esculpidos con sumo esfuerzo, dedicación obsesiva y disciplina de gladiador, en el gimnasio a base de pesas y más pesas.
Según un estudio realizado por la doctora Meredith Chivers de la Universidad de Toronto en Canadá, dice que en absoluto una mujer puede llegar a excitarse simplemente con ver a un hombre desnudo, y que el nivel de excitación que una hembra experimenta con un macho (en pelota picada), es equiparable al que tiene la fémina en cuestión cuando observa un paisaje nevado desde la terraza de su casa (por poner un ejemplo).
Para completar el estudio y tirar más aún por el suelo los sueños de seducción del hombre, la señora (o señorita, no lo sabemos a ciencia cierta, pues no tenemos el placer de conocerla) Chivers, añade, que la cosa cambia drásticamente (¡OH sorpresa!), cuando una mujer ve a otra como Dios la trajo al mundo, es decir, como Eva, con o sin hojita tapa-vergüenzas, y esto al parecer sucede por que se dispara la presión sanguínea, vamos que a ella cuando ve a la otra, se le revoluciona la sangre, que sale disparada a todo trapo por las venas, alcanzando la misma intensidad que el chorro de agua lanzado por la manguera de un bombero.
Conclusión: ¡Ya no las excitamos! (al menos, como pensábamos). Y equivocadamente, creíamos que la competencia en cuanto a provocar excitación se refiere, era con el vecino de en frente, y ahora resulta que es con la vecina de al lado
¡A buen entendedor ……..!

3-¿Qué sabemos de ellas?

Cuando un hombre presume de conocer a las mujeres, y está convencido de que sabe prácticamente todo lo que hay que saber sobre ellas, probablemente estaremos ante un sujeto que dejando a un lado su posible sabiduría teórica, en la práctica, lo más seguro es que carezca de la mayoría de los conocimientos que se auto-adjudica.
Es bien cierto, por otra parte, que existen auténticos especialistas, con un profundo dominio de lo que es el género femenino, sin embargo, o no abundan en demasía o son poco conocidos, así pues, para los que no se consideran expertos en el tema, no estaría demás recordar algunas afirmaciones interesantes, que pueden venir de perlas en un momento dado.
¡Atención a los datos!:

1- Martie G.Haselton, psicóloga de la Universidad de California (EE.UU), ha realizado un estudio sobre el tema, para añadir a otros que ya existían, en el que llega a la conclusión de que los gustos de las mujeres varían en función de su ciclo menstrual.
Según se demuestra, la mujer se arregla más cuando está ovulando y centra más su atención en los rasgos en los que se manifiesta más significativamente la virilidad del hombre.
Hay sin embargo, otros momentos de su menstruación, que la preferencia en sus gustos masculinos, se fija en aquellos hombres, que con independencia de sus atributos físicos, le aporten sobre todo estabilidad.

2- En otro estudio realizado por los psicólogos estadounidenses Keith Campbell y Jean Tweng, que queda reflejado en su libro titulado La epidemia narcisista (2009), se indica, que hoy en día están de moda las conductas en las que predomina el narcisismo por encima de todo, y en consecuencia, este tipo de epidemia condiciona y transforma las relaciones entre ellas y ellos.
Siguiendo con el estudio en cuestión, sus autores atribuyen este hecho, al auténtico boom que en nuestros días han supuesto las Redes Sociales en Internet, que propician de forma contundente el exhibicionismo más radical por parte de los internautas adictos a este tipo de espacios virtuales, aparte también, de algunos medios de comunicación, que ayudan a la expansión de esta clase de comportamientos.
Lo que ya no sabemos, es quien tiene una mayor actitud narcisista, si las mujeres, o los hombres, y en el caso de que nosotros seamos los más exhibicionistas, tendremos que reflexionar al respecto, para saber, si nos preocupamos en exceso de nuestra apariencia física y perdemos demasiados minutos (incluso horas, los más presumidos) frente al espejo, cuando podríamos aprovechar el tiempo, en otras cosas más productivas, que quizás a ellas les resulten mucho más interesantes, y nos hagan aparecer ante sus ojos, más atractivos, así pues, no hay que dejarse caer tanto en la simpleza y en la superficialidad, y no estaría nada mal, cultivar con un poco más de esmero nuestra parte intelectual y creativa.

3- Existe por último, otro estudio realizado por la Australian Twens Registry, que guarda relación con el hecho de que las mujeres, que tienen una mayor preparación académica (y general), aumentan sus posibilidades de quedarse solteras (que no enteras).
Al parecer, según esta asociación antes mencionada, se ha llegado a la conclusión, de que la salud reproductiva de la mujer, se ve mermada cuando realiza estudios superiores. ¡Quién nos lo iba a decir! ahora, va a resultar que la educación es mala para conseguir pareja, al menos, según dicen estos australianos.
Lo que no nos explican es que si estudiar en exceso, es igual de malo para los hombres, ya que si es así, ahora se comprende la causa por la que muchos tíos, tienen como único objetivo en su día a día, ponerse cuanto más cachas mejor, sin que se preocupen lo más mínimo, por ejemplo, de leer un libro, algo que muchos nos han hecho en toda su vida (¡y así están, como auténticos ceporros!)
Bromas aparte, la ciencia siempre aporta nuevos conocimientos en relación a este complicado mundo de las relaciones entre mujeres y hombres (y viceversa), en el que formar pareja estable, se convierte en muchas ocasiones en una auténtica misión imposible.

La reflexión final sobre todo lo expuesto, nos permite llegar a la conclusión, de que muchas veces los hombres son desconocedores de forma general, en relación a las mujeres, de una serie de detalles, que el estudio a nivel científico del comportamiento humano, pone a nuestra disposición, y que no estaría de más conocer,
Aunque también, teniendo en cuenta el complejo funcionamiento del cerebro humano, se nos antoja formular la siguiente pregunta: ¿Y si se equivoca también la ciencia?





Facebook Fran Álvarez:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota.- Los contenidos de este trabajo escrito son originales y la propiedad de los mismos pertenece a su autor. No obstante se pueden publicar en otras webs y blogs de internet y en otros medios de comunicación sin autorización previa, simplemente indicando el nombre del autor (Fran Álvarez) y su dirección de correo electrónico (franalvarez02@hotmail.com), igualmente ha de indicarse la dirección de esta página web http://elsenderodejulius.blogspot.com/. Estos contenidos no pueden ser modificados y han de publicarse exactamente en su formato original.