Buscar este blog

Páginas vistas en total

Entradas populares

miércoles, 24 de noviembre de 2010

¡Encantado de haberme conocido!



Estoy encantado de haberme conocido.
¡Sí, digo bien, de haberme conocido!
Y no digo de haberte conocido.
Sino de haberme conocido a mí.
¡A mí mismo!
Me vas a perdonar, pero ahora me importa más el Mí que el Tí
En otro momento hablaremos de ti.
De tus deseos, de tus ilusiones, de tus metas.
Pero ahora el que importa soy yo.
No pienses que soy un egoísta.
Aunque en un momento dado si puedo parecerlo.
Nadie es perfecto, y yo no soy la excepción.
¡Perdona, si quiero ser hoy el protagonista de la historia!
Pero no lo voy negar, así es.
Hoy quiero hablar de mí.
Aunque sin extenderme, ni colgarme medallas.
No se trata tampoco de cansar al personal.
Ni de ser pesado y aburrido.
Y mucho menos de resultar pedante.
Que es lo que les ocurre, a los que hablan mucho de ellos mismos.
Esos del Yo, Yo, Yo y solamente Yo.
Tampoco hace falta eso.
¡Tan solo, quiero decir que estoy contento de haberme conocido!
Y eso no es nada fácil, ¿sabes?
Puede que tú todavía no te hayas conocido a ti mismo.
Es probable que todavía no te mires lo suficiente en el espejo.
Y quizás cuando lo hagas, la imagen que veas sea la de un extraño.
Tendrás que seguir intentándolo.
Yo he gastado muchos espejos de tanto mirarme.
Y también he roto algunos.
Incluso, un par de ellos salieron volando por la ventana.
Muchas veces no me gustaba lo que veía.
Otras la nitidez de la imagen reflejada en el cristal era demasiado cruda.
Y para qué engañarnos, más de una vez, lo que vi me resultó insoportable.
No aparecía lo que de verdad quería ver.
Y el espejo nunca engaña, siempre te dice la verdad.
Seguro que si pones empeño en ello, al final conseguirás verte realmente como eres.
Y te pasará lo mismo que a mí, que estarás contento de haberte conocido.
¡Por fin!.
De saber de verdad como eres.
Y la alegría, no debe de ser por que lo que veas te guste.
Por que quizás no sea así.
Tu satisfacción debe de ser, cuando por fin consigues ver la realidad.
Si tienes un grano y no lo encuentras, tendrás que seguir mirando.
Pero, si lo ves, aunque no sea una imagen agradable, ¡enhorabuena!
Sabes que lo tienes.
Eres consciente de ello.
Ahora si quieres que el grano desaparezca, ya depende de ti.
Tendrás que seguir el procedimiento adecuado.
A todos nos lleva tiempo conocernos a nosotros mismos.
Algunos no se conocen jamás.
Quizás es que no lo han intentado con todas sus fuerzas.
También puede ser un problema de miopía, ¿incurable?
Lo raro es que nunca ven el grano en su cara.
Sin embargo, ven todos los granos posibles en el rostro de los demás.
Por lo que a mí respecta vuelvo a decir que:
¡Me resulta estupendo haberme conocido!
A pesar de que tengo granos en la cara.
Sé exactamente donde están y cuantos tengo.
Aunque cada día que pasa, aparecen unos nuevos.
Y desaparecen otros.
El remedio siempre está en la pomada que apliques según la necesidad del momento,
Debe ser la indicada, en su dosis justa y extenderla correctamente en la zona adecuada,
¡Por eso, estoy encantado de haberme conocido!
¿Y tú?

PD.- Todos tenemos granos en la cara, unos más que otros, pero granos al fin y al cabo. Y los granos tantos los propios como los ajenos no son agradables de ver, pero están ahí. Y en mi caso lo que más curioso me resulta, es que ahora que veo todos mis granos, tengo menos que cuando no veía ninguno, y si embargo tenía la cara llena de ellos.

Fran Álvarez.

martes, 16 de noviembre de 2010

Me río.




No ando, corro.

No me paro. Sigo el camino.

Siento, respiro, vivo.

Ahora calor y aparece el dolor.

Pienso y me río.

Mismo camino.

Paso más corto.

Corro, pequeño salto y me río.

Me duele, sigo vivo.

Llueve, viento, vuelve el frío.

Sudor, dolor, vuelve el calor.

No me fío.

Quizás retorne el frío.

Otro día más y corro.

Correr y correr.

¡Gracias!.

¡Me siento vivo!

Y sigo.

Paso largo, mismo camino.

Me duele, pero me río…….

Fran Álvarez.

viernes, 12 de noviembre de 2010

Lo que (no) haría yo por ti.




Por ti, iría caminando al fin del mundo.

Por ti, subiría a las montañas de la luna.

Por ti, embestiría con mi lanza a un molino de viento.

Por ti, me lanzaría al vacío haciendo piruetas en el aire.

Por ti, descendería a pleno pulmón al fondo del océano.

Por ti, me enfrentaría a un Dragón con lengua de fuego.

Por ti, ¡sólo Dios sabe, lo que sería yo capaz de hacer por ti!

“Pero, aunque estemos en el Polo Norte, no me pidas que me disfrace de Pingüino,
Prefiero pasar frío, que la cara se me hiele y quedarme como blanca, congelada y solitaria estatua, pero no me pidas que me ponga la careta, eso aunque sea Por ti, yo no lo haría”.

Fran Álvarez.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Hormiga y Cigarra.




Soy Hormiga.
Soy Cigarra.
Trabajo cuando puedo.
Canto cuando me da la gana.
Soy Hormiga.
Soy Cigarra.
Río cuando me apetece.
No lloro cuando quiero.
Soy Hormiga.
Soy Cigarra.
Tomo el sol en invierno.
Me pongo chubasquero en verano.
Soy Hormiga.
Soy Cigarra.
En la rutina soy discreto.
Me crezco en lo difícil.
Soy Hormiga.
Soy Cigarra.
Puedo trabajar en equipo.
y también sé, ser solitario.
Soy Hormiga.
Soy Cigarra.
Corro despacio.
Ando deprisa.
Soy Hormiga.
Soy Cigarra.
En la mañana duermo
y estoy despierto en la madrugada.
Soy Hormiga.
Soy Cigarra.
Me gusta la compañía solitaria.
Quiero soledad acompañado.
Soy Hormiga.
Soy Cigarra.
Soy un Truhán.
Soy un Señor.
Soy Hormiga.
Me sale mal, si la trato como amiga.
Soy Cigarra,
Me sale mejor, cuando soy un Macarra.
Soy Hormiga, Soy Cigarra ……….

Fran Álvarez.